EL NEGATIVO - EL REVELADO PERFECTO

Atrás

 

Actualmente la fotografía digital está avanzando a pasos de gigante y la fotografía argéntica está perdiendo terreno, de hecho cada vez existen menos papeles argénticos de blanco y negro, menos químicos y menos tipos de película; aún así la gamma de tonos, de matices y la profundidad de un buen positivo en blanco y negro realizado sobre papel baritado a partir de una buena película correctamente revelada es algo especial e inigualable, motivo por el cual muchos aficionados no abandonan la fotografía argéntica en blanco y negro.
Lo más importante de una buena película en blanco y negro es su latitud y su poder resolutivo, cosa que cumplen ampliamente las películas de blanco y negro de las casas Kodak, Ilford y Agfa; películas tales como las T-Max, Tri-X, HP5, FP4, Agfa APx, etc. (todas ellas existen en producción).


 

Una vez tenemos correctamente expuesta nuestra película, pasamos a su revelado, proceso clave para obtener una copia perfecta.
Como todos sabemos el proceso de revelado de un negativo consiste en tres pasos fundamentales: El revelado, el baño de paro para detener el primero y el fijado para eliminar la plata que no ha sido expuesta a la luz; a continuación se realiza un lavado para finalizar el proceso y se aplica un baño final con un agente humectador para su correcto secado.


El proceso de revelado de la película se realiza en un tanque estanco a la luz, pero su carga en la espiral de éste debe realizarse en la oscuridad total, proceso éste un poco engorroso.







El primero de los baños, el proceso de revelado es la clave para obtener un negativo perfecto y depende de tres factores: LA TEMPERATURA, EL TIEMPO Y LA AGITACION.

Antes de comenzar el proceso y de cargar la película en la espiral del tanque, es necesario tener tres recipientes con los químicos del proceso preparados y en una cantidad suficiente para que cubra la espiral al completo. Dichos químicos, revelador, baño de paro y fijador deben de estar a una temperatura de 20º centígrados.

Una vez tenemos los químicos preparados y a una temperatura de 20º centígrados, introducimos el revelador en el tanque, comprobamos que la temperatura no descienda de 20º y apagamos la luz. Posteriormente y con un cronómetro preparado, introducimos el carrete negativo en la espiral, una vez cargada ésta la introducimos en el tanque con el revelador, iniciamos el cronómetro, cerramos el tanque y en este momento, podemos encender la luz.

Como indicaba arriba uno de los factores fundamentales en el proceso es la temperatura, que deberá ser siempre en todos los baños especialmente en el de revelado a 20º centígrados, a no ser que el fabricante nos indique otra temperatura.

El siguiente factor es la Agitación: La agitación se puede realizar de dos formas, por inversión, que consiste en invertir el tanque cerrado una vez cada minuto, o por agitación que bajo mi punto de vista es la mejor y más constante.
Una vez introducida la espiral en el tanque de revelado e iniciada la cuenta con el cronómetro, procedemos a realizar una agitación moviendo la espiral en el sentido de las agujas de reloj durante los primeros 30 segundos, posteriormente cerramos el tanque y encendemos la luz. Las siguientes agitaciones serán de 10 segundos cada minuto en el sentido de las agujas del reloj y la vez siguiente en sentido contrario. Es conveniente que de vez en cuando se de un golpe seco del tanque contra la base de apoyo con el fin de eliminar burbujas.


Por último el factor final, es el tiempo de revelado, que debe de respetarse concienzudamente tal y como nos indican las instrucciones del fabricante o las tablas de revelado, ya que si revelamos en defecto el resultado es un negativo suave o con bajo contraste y si revelamos es exceso obtendremos un negativo duro o con alto contraste.


Una vez concluido el tiempo de revelado, tiramos éste e introducimos en el tanque el baño de paro, que consiste generalmente en una solución de ácido acético en una proporción de 20cc. por litro.
El tiempo del baño de paro es de 1 minuto con agitación intermitente.


Finalmente y una vez concluido el baño de paro, se tira y se introduce en el tanque el fijador el cual consiste en una solución de hiposulfito sódico, compuesto químico que elimina la plata no expuesta a la luz.
El tiempo del baño fijador siempre será el indicado por el fabricante del producto y a su dilución recomendada. la temperatura rondará los 20º centígrado y la agitación será intermitente.


A la mitad del proceso del tiempo de fijado, se puede abrir el tanque ya que la película no corre riesgo de veladura.
Una vez concluido el tiempo de fijado, se tira éste y se procede al lavado final. El lavado final se realiza con agua corriente y con renovación continua durante un tiempo mínimo de 30 minutos y preferiblemente a una temperatura entre 18 y 20º centígrados.


Finalizado el lavado final, se puede dar un baño humectante durante 1 ó dos minutos, la finalidad de dicho baño es el secado perfecto y eliminar las posibles manchas provocadas por la alcalinidad del agua.
El baño humectante se realiza a la proporción indicada por el fabricante y durante un tiempo de 1 ó 2 minutos.


Finalmente y con sumo cuidado, se desenrolla el negativo de la espiral, se escurre el exceso de agua con los dedos índice y corazón y se cuelga con pinzas especiales para su secado, que suele rondar las 24 horas.
Las pinzas para el secado se venden en juego de dos, teniendo una de ellas un contrapeso par que la película al secarse quede plana.